¿Vamos para adelante o para atrás?

Buenas a todos y todas.

Como amante y practicante de la genealogía que soy, me paso muchas horas busca que te busca y rebusca que rebusca, tanto en mi parentela como en la de amigos que me piden el favor de que investigue su pasado.

Todos tenemos un pasado, y cuando uno se empeña en intentar descubrir si un antepasado suyo fue un hidalgo porque su apellido lo han llevado personalidades de alta alcurnia, puede suceder que se encuentre que, no solo no tiene esa alcurnia, sino más bien una bajurnia (este palabro me lo he inventado yo, así de ocurrente que soy).

Cuando se empieza en el apasionante mundo de la genealogía, se pregunta a los mayores inmediatos, padres, tíos, abuelos, en larga investigación de fechas, lugares y situaciones curiosas. De ahí se pasan a contrastar los dato con documentos de tipo oficial, como registros parroquiales, censos, e incluso publicaciones de la época, en busca de documentos gráficos que puedan aportar más información a nuestro árbol, cuyas ramas crecen y crecen sin parar.

Es en estas, que buscando información, también se te abre la mente a conocer cómo se vivía en otras épocas, por los apuntes históricos de tu familia, de tal manera que descubres que tienes un tatarabuelo que fue herrero cuando tu creíste que sería noble de España. Y también te das cuenta de las coincidencias que unen al pasado y presente, así como las diferencias que les separan.

Os mostraré un ejemplo en esta imagen, es un censo de Cartagena del año 1860. En él se aprecian las seis primeras personas, cuya profesión es prostituta; la séptima apuntada es la dueña del prostíbulo. Las edades del apunte 5 y 6 (Encarnación y Josefa) son de 16 años en ambos casos.

Estamos hablando en un contexto social de la época de un riguroso tratamiento de lo social y políticamente correcto, la separación de las clases sociales de una forma meridiana y de una moral intachable (por lo menos así se hacía saber).

Hoy en día, más de un siglo y medio después, hablar de prostitución es negar la mayor, no se entiende la prostitución como trabajo o profesión y se esconde con las manos los rayos del sol, echando la mirada hacia otro lado.

¿Somos más moralistas ahora que entonces? o ¿somos más “de postureo” social?. Porque la prostitución existió antes, existe ahora y existirá en un futuro, pero hace siglo y medio era una profesión y ahora es un tabú maldito.

¿Hacia donde vamos de verdad?. La época del humanismo se desarrolló en el siglo XV, centrándose en el ser humano y ahora toca la del Tontismo, centrándose en “la sera humana”.

Hay que hacérselo mirar. ¡Válgame el Señor!

Recibid un saludo

Juanjo O’Pater

Censo Cartagena

Censo de Cartagena 1860

Anuncios

La línea de ferrocarril de Murcia a Caravaca

Lugares emblemáticos de Murcia pueden ser muchos, pero hay uno en particular del que casi nadie se acuerda. Es la Estación Murcia Zaraiche, que era origen del ferrocarril que unía Murcia con la localidad de Caravaca.

Hoy en día, este edificio alberga la empresa Aguas de Murcia, pero pocos saben de la historia del mismo. Os llevaré por un viaje al pasado, para comprender nuestro presente. Utilizaré frases extraídas de los periódicos de la época.

Estación de Murcia Zaraiche el día de la inauguración

Día de la inauguración. Estación Murcia Zaraiche

Corría el año 1933 cuando se inauguraba el 29 de mayo la línea férrea entre Murcia y Caravaca. Esta línea se construye por la necesidad de comunicar la capital de la región con los pueblos del noroeste. Cubría el trayecto con las siguientes paradas Murcia, Espinardo, La Ribera de Molina, Molina de Segura, Alguazas, Los Rodeos, Campos del río, Baños de Mula, Mula, Bullas, Cehegín y Caravaca.

Inaguración

A las 9:30 llegan las autoridades y a las 10:13 sale el convoy hacia Espinardo donde le reciben prorrumpiendo en vítores y lanzando tracas y cohetes. A las 10:52 llega a Molina de Segura, donde es recibido por una gran bandera y un cartel gigante en el que se leía “Molina saluda al ministro de Obras  Públicas”. Entra el tren en Alguazas a las 10:58. Prosiguen su trayecto y tienen problemas de pérdida de presión en la máquina, que debe ser cambiada en la estación de Los Rodeos y seguir hasta Mula con más de una hora de retraso. Llega a Bullas pasadas las 4 de la tarde. Para brevemente en Cehegín, desde donde sale hacia Caravaca,llegando a las cinco y media de la tarde. La llegada fue apoteósica.

DESCRIPCIÓN DE LA LÍNEA MURCIA – CARAVACA

La línea del ferrocarril de Murcia- Mula-Caravaca tiene el ancho normal español y está construida con raíles lo suficientemente potentes para permitir el paso de las modernas locomotoras.

Consta de una longitud de 79 kilómetros, teniendo su origen en,la Estación de Murcia-Zaraiche, situada en plena huerta murciana. 

En el kilómetro 2’5 se encuentra la estación de Espinardo.

Momentos antes de llegar, al arrabal de La Ribera, del término de Molina, se encuentra el túnel de igual nombre, de 201,30 metros. Ya en el kilómetro 12’2 se encuentra la estación de Molina de Segura. En el kilómetro 14’2 se atraviesa el río Segura sobre un puente metálico. 

Estación de Molina de Segura

Estación de Molina de Segura

La estación de Alguazas, situada en el kilómetro 15’18, es el punto de empalme con la línea de Madrid a Cartagena, de la Compañía de M.Z.A. 

En el kilómetro 23’8‘se encuentran los tres caseríos que constituyen Los Rodeos, con un corto número de habitantes pertenecientes a Campos del Río, cuya estación está situada en el kilómetro 27’0. Entre este pueblo y la villa de Albudeite existen dos viaductos de hormigón sobre los barrancos de Perea y Belén.

La estación de Albudeite está en el kilómetro 30’5, teniendo la villa 1.600 habitantes. Saliendo de la estación, en el kilómetro 32’8, existe un puente de hormigón sobre la rambla de Perea,de relativa longitud y de esbeltas arcadas. La estación de Baños de Mula está en el kilómetro 33’6. 

Antes de llegar a Puebla de  Mula que es un arrabal de la ciudad del mismo nombre, en el kilómetro 34,2 se pasa un puente de hormigón sobre el río Mula. 

Después de haber pasado sobre otro puente de hormigón, construido sobre el mismo río, se encuentra la estación de Mula, en el kilómetro 39’7. 

A la salida de la estación de Mula,en el kilómetro 46’0, se encuentra el apeadero del Niño. 

Marchando hacia Bullas se encuentran cuatro túneles y un apeadero: el del Niño, de 71’15 metros, en el kilómetro 46’3; el de Martinete, de 62’62 metros, en el kilómetro 46’9; el del Barranco de los Canales, de 193’95 metros, en el kilómetro 49’5; el de la’ Luz, de 107’15 metros’ en el kilómetro 50’3, y el apeadero del mismo nombre, en el kilómetro 50’6.

Estación de Bullas

Estación de Bullas

Este apeadero se ha construido para los alcances y cruzamientos de trenes, y entre él y la estación de Bullas existen cuatro viaductos de hormigón.

La estación de Bullas en el kilómetro 58’6, y al salir de Bullas se abandona la cuenca del río Mula para pasar a la del Quípar, que se atraviesa en el kilómetro 72’5. 

En el kilómetro 72’0 se encuentra la penúltima estación de la línea, que corresponde a la ciudad de Cehegín.

Antes de llegar a la estación de Caravaca se atraviesa, en el kilómetro 4’3, el túnel de 256’20 metros, divisorio de las cuencas de los ríos Quípar y Argos, y en el kilómetro 74’9 un puente de hormigón es el último de los ríos citados. En el kilómetro 79’0 se encuentra la estación de Caravaca, que es el fin de la línea.

Llegada del tren a Caravaca

Llegada del primer convoy a Caravaca

Cuando el tren llagaba a Caravaca, se utilizaba una plataforma para darle la vuelta a la máquina y volver a ponerla en dirección contraria con cambio de agujas.

fintrayecto.jpg

Fin de trayecto con giro de máquina en plataforma

Este tren estuvo activo hasta el 15 de enero de 1971.

Recibid un saludo

Juanjo O’Pater

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

CIERRE LINEA TREN

Anuncio de fin de servicio